Productos Gourmet

Receta Ximos de Castellón y la Gula del Norte

Hoy te llevo de viaje a Castellón a través de una de sus recetas más tradicionales: el Ximo o Chimo, como prefiráis. En este delicioso viaje nos acompaña La Gula del Norte, una de las marcas más reconocidas a nivel nacional que pertenece al Grupo Angulas Aguinaga y que este año cumple la friolera de 30 años. Son tres décadas en las que La Gula del Norte ha acompañado a miles de familias en su día a día, haciendo de cada comida un momento especial. Por ello, para rendirle homenaje, vamos a darle su protagonismo en una de las recetas más populares de la capital de la plana: el Ximo,  un bocadillo relleno de pisto, rebozado y frito en aceite de oliva virgen extra. Se puede encontrar durante todo el año en la mayoría de panaderías y pastelerías de Castellón pero se consume, especialmente, en las fiestas de La Magdalena. ¿Te vienes de viaje con nosotros?

ximos Castellón gula del norte
ingredientes ximos de Castellón y gula del norte

Ingredientes para 4 bocadillos:

4 Panecillos

150 g de La Gula del Norte

1 lata de atún o bonito

100 g de pimiento rojo asado

300 g de tomate

2 huevos duros

Piñones

Sal

1 cucharada de azúcar

Huevos para rebozar los panecillos

Leche, si los panecillos tienen mucha corteza

AOVE

receta ximos castellón con gula del norte

Preparación:

Cortamos una de las puntas a los panecillos y reservamos ya que será la tapa del ximo al final de proceso. Vaciamos la miga.

Para el relleno sofreímos el tomate. Añadimos el azúcar, el pimiento picado y rehogamos. Añadimos La Gula del Norte y dejamos enfriar. A continuación añadimos a la fritada el atún o el bonito desmigado, huevo duro picadito a trozos y unos piñones.

El siguiente paso es el de rellenar los panecillos con la mezcla, ayudándonos de una cuchara. Se presiona bien el relleno con cuidado de no romper el panecillo. Se tapan con las puntas reservadas. Se remojan en leche y se rebozan en huevo batido. Freímos en abundante aceite bien caliente para que se rebocen rápidamente y no absorban demasiado aceite.

Una vez sacados de la sartén los colocamos sobre papel absorbente. Y ya están listos para llevártelos de excursión. Los puedes consumir fríos o calientes. De las dos formas están deliciosos.

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *